Comparto su decepción estimados amigos ante la oferta de candidatos y la verdad es que tengo razones de sobra para anular mi voto o abstenerme, pero aun así debemos votar por el menos peor.

Las letras chiquitas que vienen en las reglas del juego dicen que las elecciones están blindadas contra la indignación.
A lo que voy es que votemos o no votemos este año, Alguien gana.
Los partidos políticos en todo el país se van a gastar (o embolsar) hasta el último centavo de los 5,356 millones de pesos que les van a repartir a nuestras costillas.
A lo mejor estaríamos gustosos de pagarlos si con todo ese dinero estuviéramos construyendo mas escuelas, instituciones políticas respetables enfocadas a consolidar una democracia real y no a patrocinar a vividores de la simulación.
Hoy por hoy más de la mitad de los mexicanos tenemos acceso a Internet y es nuestra responsabilidad conocer todas las opciones que tenemos para elegir a quién le vamos a pagar un salario durante al menos tres años.

La democracia no se construye de un momento a otro, de una elección a otra; se va construyendo poco a poco, con buena educación, a pedacitos, tomando conciencia, dándonos cuenta del verdadero sentido de ese término, del poder y el peso que millones de granitos de arena pueden ejercer sobre una balanza.
El partido en el que quiero votar es un partido que cree en las personas, pero que cree en las personas en serio, empoderándolas no para vivir haciendo denuncias, sino para hacerse cargo de su destino con herramientas que le den verdadera libertad y verdadera conciencia de sus actos, para que a través de sus propias acciones, cada persona se convierta en un agente de cambio positivo que construya un mexico más justo, sustentable y feliz.
El partido en el que quiero votar es un partido que haga todos los días algo por mexico, un partido que convoque a todos quienes quieren desarrollar una vida con sentido, buscando la virtud y el crecimiento, tanto personal como social. Una vida con significado, en que los esfuerzos individuales rindan frutos y aporten a un esfuerzo colectivo por la construcción de un mundo mejor para cada persona, su familia, sus seres queridos, la sociedad, el país y el planeta en general.
El partido en el que quiero votar es un partido que entiende que la suma de nuestras acciones cambia nuestra forma de pensar , es el reflejo de lo que somos nosotros, por lo que si no partimos por cambiar nosotros como personas, las cosas no van a cambiar.
Por lo mismo, el partido en el que quiero votar, es un partido que no separa entre buenos y malos, que no genera odios ni monstruos ficticios, sino que se preocupa de ser siempre de proposición y nunca de oposición, que entiende que la verdadera revolución es intentar mejorar uno mismo para que otros también lo hagan, conociendo que el cambio parte por ti.
Ahora me pregunto: ¿Tenemos un partido así?
Diego Guerrero.

2 comentarios en “El partido en el que quiero votar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s