En los últimos años, los mexicanos hemos presenciado un largo desfile de escándalos de corrupción y cuando parecía que nada más podría sorprendernos, nos cuentan que en un estado cambiaban la medicina que aplicaban a niños con cáncer para poner agua destilada en su lugar. ¿Entendemos lo que eso significa?, ¿el grado de perversidad? Y bueno, esa es la vida jodida política. Por si no lo sabías el año pasado 25 mil mujeres fueron asesinadas violentamente en nuestro país. Claro, hoy en día las cifras ya no dicen mucho, como tampoco revolucionó al país la noticia de los 56 cuerpos encontrados en una fosa clandestina en Nuevo León, que el gobierno encontró en febrero del 2016 y que mantuvo en secreto hasta apenas hace unos días. ¿Ven lo absurdo que es todo?

Las tragedias que vivimos hasta ahora son enormes, suficientes para sacudir a cualquier país y en nuestro México son apenas una anécdota más porque hemos ya perdido la capacidad de sorpresa, como también perdimos hace tiempo la capacidad de movernos para evitar que estas cosas sigan ocurriendo como si todo fuera normal. ¿Qué se puede hacer ante esto? No lo sé. Se imaginan si pudiéramos pedir timeout para poder poner en orden nuestras prioridades. Para enfocar la atención, al menos durante un tiempo, hasta obtener resultados y cambios. O un timeout, me cambio de país…

¿El gobierno no puede detener a Javier Duarte? no dejemos de presionar hasta que corran a los encargados y pongan a otros que sí quieran o puedan. ¿No quieren que haya más violencia en las escuelas? Pues dejen de tratar a los niños como delincuentes, dejándoles de sobrecargar la mochila de estrés y hablarles más sobre valores. Estoy consciente que esta pausa imaginada nunca ocurrirá, pero eso es la vida, imaginar.  Las noticias no se van a detener y nuestra atención y energía social seguirá tan dispersa como hasta ahora. Pero al menos tratemos de darnos un momento en lo personal, en lo familiar y como país, para tratar de vernos desde arriba con un poco de perspectiva. Porque de no hacerlo, un día despertaremos de este vértigo sin saber bien a bien cómo es que llegamos hasta ahí.

diegoo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s