La vida siempre nos da muchas respuestas, pero al mismo tiempo se generan muchas preguntas, y es ahí cuando nos preguntamos ¿de qué se trata vivir? Y bueno, la vida es como un juego, no hay nada realmente necesario, no existe el camino final, la vida es compleja. Y tal vez pueda ser más fácil entender el concepto de la existencia utilizando como analogía la música. La música como una expresión artística es también en esencia un juego. Tomemos por ejemplo un viaje. Cuando viajas, estás tratando de llegar a un sitio, y en la música no se compone pensando en el final de una pieza, el punto, es la composición misma, sino fuera así, los mejores directores de orquesta serían aquellos que tocan más rápido para cerrar un concierto, habría compositores que se conformaría en tocar finales y la gente iría solo a recitales para escuchar el último acorde, porque ese sería el final.

Lo mismo pasa con bailar, cuando estás en un salón de baile no te concentras en un único punto, el objetivo de bailar es el baile mismo, y nada más. Pero no lo vemos de este modo, tenemos un sistema educativo totalmente diferente, y todo, absolutamente todo es por niveles. Primero vas al jardín de niños y es maravilloso porque cuando terminas vas a primer año, y al segundo y así sucesivamente, hasta que pasas de primaria a la secundaria, luego a la preparatoria y wow, ya casi alcanzas el final, lo sientes cada vez más cerca. Entonces llegas a la universidad y te gradúas, y por fin, te unes al mundo de los adultos.

Empiezas a trabajar, y tienes que cubrir una cuota, lo haces, y pareciera que siempre vas un paso detrás preocupándote por el siguiente, y ya casi llega eso que siempre has deseado, el éxito, eso por lo que has estado trabajando toda tu vida. Y así, un día despiertas con cuarenta y tantos años de edad y dices: Dios mío, llegué, ya estoy aquí. Pero en realidad no te sientes tan distinto ha como te has sentido siempre, porque todo el tiempo a lo largo de nuestra vida nos estuvimos engañando, creíamos que el viaje era la analogía perfecta de la vida y que el objetivo era llegar al final, un gran final, llamado éxito. Pero nos equivocamos, porque perdimos de vista lo más importante. La vida es música, y debes bailar y cantar con la música que siempre te compaña.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s