emotions-371238_1920-1024x596

Conforme uno va creciendo el nivel de preocupación cada vez es más grande, un motivo que preocupa a muchos es el tener y el ser, desde el estar pensando que “me sentiré más tranquilo cuando tenga casa propia”, “si ya tuviera mi título” o el típico, “si tuviera más tiempo”. Pero bueno, el círculo de influencia está lleno de “ser”, quiero ser más que, quiero ser igual que ella, quiero  y quiero y quiero, pero todo está en el carácter para poder ser y tener.

Siempre que pensemos que el problema está allí fuera, ese pensamiento se convierte en el problema. Estamos dándole el poder a las cosas ajenas de influir en lo que somos y  justificamos nuestros actos, diciendo que son consecuencia de las cosas que pasan. Pero es realmente importante cambiar de adentro hacia fuera: ser distintos, y de esta manera provocar un cambio positivo, y así ser más ingeniosos, más creativos, más eficientes y más cooperativos.

En estos tiempos resulta una tarea fácil, culpar a otros a nuestras condiciones y conveniencia, pero nosotros somos responsables y tenemos la habilidad de respuesta y de controlar nuestra vida y a la misma vez de influenciar a otros en la capacidad de como ver las cosas. Si la única visión que tenemos de nosotros mismos proviene lo que está afuera, y con esto lo que trato de decir es la importancia que le damos a la opinión de otros, como la única opción que influye en cómo nos sentimos, y nos mostramos al mundo, estamos en serios problemas, porque si realmente queremos mejorar, hay que ser mejores para escuchar, ser más afectuosos, más cooperativos y  dedicados. Lo más proactivo a nuestro alcance es ser feliz y sonreír auténticamente. Hay situaciones en nuestra vida en las que no podemos influenciar, pero si podemos ser felices y aceptar lo que sí y lo que no está a nuestro control. Nunca debemos dejar de explorarnos, porque al final de nuestras exploraciones llegaremos a nuestro punto de partida y conoceremos el lugar y el estado en el que realmente queremos estar.

Nuestra vida ya no es un tema de quedarnos quietos sin hacer  absolutamente nada, los cambios ya son necesarios, es parte de la naturaleza crecer y evolucionar y si no lo hacemos estamos en contra de esa naturaleza. Obsérvate y recuerda que nuestros átomos, las partes más chiquitas de nuestro ser siempre están en movimiento, siempre están evolucionando y tú y yo no somos lo que éramos el día de ayer, ya que la sangre que hoy está en nuestro cerebro, ya está en nuestros pies. Entonces, hagamos lo mismo y estemos en constante movimiento, no querer salir de la zona de confort trae consigo una carga emocional de auto engaño, decimos que estamos bien aunque realmente sabemos que esta de la fregada lo que hacemos el lunes, el martes, el miércoles, y no se trata de eso ni de culpar a otros, simplemente hay que ser más cooperativos, más creativos con nuestra vida y sacudirnos el miedo de ser lo que siempre hemos querido para después tener lo que realmente queremos disfrutar.

diegoo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s