soltar (1)

Cuando de recibir y tener más se trata es importante aprender a soltar, ¿se han puesto a pensar cuántas cosas no dejamos que nos lleguen porque estamos casados con una idea? Y aplica para todo, porque a lo largo de nuestra vida atravesamos muchísimas maneras de crecer y convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos. En ese sentido, el éxito va de la mano con el nivel en que cooperamos para desprendernos de lo que ya no nos queda.

No estoy totalmente seguro, que uno haya que casarse, rejuntarse o ennoviarse indiscriminadamente “para sentirnos bien con nosotros y con los otros”. Uno debe ser extremadamente especial y saber lo que sí y lo que no es bueno para nuestro bienestar. De lo que sí creo es que hay que darse chance de corregir a tiempo y de no perder el objetivo, preguntándonos, el porqué de nuestros errores y malos castings que hemos hecho en la vida. No quiero que piensen que hablo solamente del amor y de saber elegir con quien compartir el tiempo 24/7, cero.

Lo que trato de decir con casarnos, rejuntarnos y ennoviarnos, es lo malo que es el bloquearnos a ideas nuevas y no materializar esa idea de negocio que teníamos en mente desde hace mucho tiempo, es como volver con tu ex novi@ infiel, es como cerrarnos a planes a futuro solo porque renunciar al nuevo puesto sería una jalada imperdonable. Es como regresar al puesto de antes porque el nuevo no fue lo que parecía e irnos a otra empresa nos da un ch%$go de miedo, por aquello del miedo al fracaso. O más triste aun, emprender un negocio junto con tu amigo que desvirtuó la idea que se tenía al principio y decir “sabes que wey, siempre no…” es complicadísimo.

¿Se han puesto a pensar en las oportunidades que han dejado escapar por no desengancharse? Cuando alguien me cuenta que se está separando o divorciando sonrío, uno, porque no cualquiera tiene el valor para hacerlo y hay que tener muchos hue&%$ para aventarse, y dos, porque es una gran oportunidad para, ahora sí, encontrar ¡otra oportunidad!, lo mismo debemos hacer cuando vemos que los resultados ya no están dando lo que buscamos. Muy dentro de nosotros siempre sabemos cuándo es necesario dejarnos ir, pero le tenemos miedo al cambio, y no se trata de aventarse como gorda en tobogán y dejar todo de un día a otro, sino desprendernos de lo que ya no nos queda de una manera tranquila, bien pensada y sin faltar al respeto a otros.

Si es necesario renunciar a ser lo que eres para crecer, hazlo. Tal vez el cambio parezca brusco, pero asumir el equívoco es crecer. Para soltar es importante soltar el ego, liberarte de esa necesidad de impresionar a otros de que eres el más estable, libérate de competir, de reclamar la atención cuando nadie te observa, de buscar compañía cuando temes a la soledad. Suelta tu miedo para permitirte ser auténtico. A veces parece que el mundo está lleno de personas con sueño, y el sueño es vida, da energía, te mantiene vital, pero abusar de él, te minimiza en muchos sentidos, y sin darte cuenta tarde o temprano reconocerás que lo mejor estaba en el pasado.

Así que te invito a soltar la flojera, a soltar lo que es más o menos bueno, a lo que es ni muy muy, ni tan tan, suelta lo que te pesa, suelta lo que ya no quieres y te frena, no juzgues tu historia ni a ti mismo, sólo obsérvala y mira con claridad aquello que te causa dolor o frustración y abrázate. Corregir a tiempo es una de las mejores cosas que puedes hacer para después disfrutar lo que deseas ser y hacer el día de hoy.

diegoo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s