doctor-patient-talking

Muchas personas  después de visitar al médico se quedan con mil dudas, muchas veces por vergüenza o simplemente no saben expresar sus dudas y formular una pregunta. La consulta con tu doctor nunca debe ser pasiva, tienes que poner atención a lo que dice y hacer preguntas que ayuden a que los dos encuentren la mejor solución a tu problema.

Aquí te comparto ocho preguntas básicas que te ayudarán a tener un mejor diagnóstico, así que quítate la pena y la próxima consulta ponte en plan interrogatorio:

¿Me puede explicar con palabras simples lo que está diciendo? Por supuesto que no tienes la obligación de saber lo mismo que el doctor debe entender referente al problema que tenga. Así que estás en total derecho de pedir una explicación más simple y entender tu padecimiento.

¿Qué puedo hacer para mejorar lo más rápido posible? Seguro te da pena preguntar porque sabes cuál es la respuesta, pero tienes que saber qué cambios de hábitos van a acelerar tu mejoría.

¿Existen otras alternativas además del tratamiento que me ofrece? Si de plano algo te suena raro o no te convence, pregunta por otras opciones de tratamientos, siempre las hay.

¿Cuál es el mejor escenario que puedo esperar?, ¿y el peor? Por supuesto que es importante saber qué va a pasar una vez que empieces a tratar la enfermedad. También tienes que conocer el peor escenario posible y prepararse en caso de que suceda; no es pesimismo, es información.

¿Cuánto tiempo tengo para tomar una decisión? Una cosa es tener tiempo para tratar algo que no está poniendo en peligro tu vida y por lo tanto no necesita que te metan al quirófano inmediatamente, como una hernia sin complicaciones, y otra es tener que internarse para someterse lo más pronto posible al tratamiento.

¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento? Todos los medicamentos de todas las especialidades -hasta los que uno compra sin receta en la farmacia- todos, TODOS tienen efectos secundarios. Lo importante es que no te sorprendan y que sepas que existen alternativas con diferentes efectos.

¿Cuánto me costará el tratamiento? Siempre será más barato tratarse en el momento correcto que llegar al límite de una enfermedad y tener que meter tercera para mejorarte. Si tienes paz mental por haber hecho un presupuesto, quitas la preocupación de la ecuación y te concentras en cuidarte.

Antes de la consulta es importante tener en cuenta…

  • Establecer un objetivo. Qué es lo que quieres de la consulta: quitarte un dolor nuevo o extraño, una revisión general, chequeo de rutina, etc.
  • Escribe todos tus síntomas. Uno por uno.
  • Escribe en la misma libreta tus dudas. Una por una.
  • Ten a la mano los últimos análisis de sangre, tórax, etc. que te hayan practicado y llévaselos.

Después de la consulta.

  • Surte tus medicinas y guarda las recetas en un lugar que recuerdes para consultarlas en caso de que olvides cantidades, dosis y horas.
  • Cambios  que sientas, anótalos.
  • No le llames al doctor a la menor provocación porque eso hará que no quiera contestarte.
  • MUY importante: sigue el tratamiento. No le inventes, no le cambies de dosis, que no se te olvide y no lo abandones antes de realmente darle un tiempo bueno para que funcione.

En mi experiencia debemos estar muy atentos tanto a nuestro cuerpo; sus dolores y procesos, como a nuestra percepción del que cuida de nuestra salud. No hay mejor guía que uno mismo. Y los doctores no pueden solos. Uno debe realmente involucrarse en su tratamiento, recuperación, etc. Tomar acciones y así formar un equipo con los médicos.

diegoo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s