vivir-juntos

De acuerdo al INEGI, más de dos millones de jóvenes en México han salido de sus casas sin haberse casado para buscar su independencia. Uno de los grandes retos que enfrentan es el alto costo de las viviendas y por eso se usa mucho compartir departamento para ahorrar dinero. Y no necesariamente son los estudiantes, también profesionistas mayores de 30 años aprovechan la oportunidad.

Aunque muchas personas te digan que al salir de la universidad puedes disfrutar de la libertad e independencia, no es tan fácil. Los ingresos que hay ya no alcanzan para rentar/comprar tu propia casa. Lo bueno es que no son pocos en esta situación, un estudio de Dada Room, reveló que 23% de las personas que viven con roomies tienen más de 30 años.

¿Quiénes comparten casa?

-Edad promedio: 27 años

-Estado civil: Solteros

-51%  mujeres y 49% hombres

Costo promedio por habitación: 4,500 pesos.

En la Ciudad de México estas son las colonias más buscadas: Roma, Condesa, Del Valle, Narvarte, Nápoles, Coyoacán, San Ángel, Cuauhtémoc, Juárez, San Rafael, Polanco y Anzures.

Compartir casa o departamento es una buena estrategia para cuidar el dinero, pero a los 30 y tantos ¿vale la pena? Definitivamente es decisión de cada quien, pero para prevenir te decimos lo bueno y lo malo de vivir con roomies.

Lo bueno es que sin importar la edad, vas a ahorrar hasta un 24%, así no gastas más de 30% de tus ingresos en renta que es lo que recomiendan los expertos en finanzas.

También compartes experiencias, tienes con quien sobrellevar el estrés del trabajo, con quien platicar cuando llegas mega harto y cansado de la oficina. Además pueden emprender juntos y descubrir oportunidades profesionales que ni te pasaban por la mente.

Para muchos, esto es lo mejor: vivir cerca del trabajo. Suponiendo que trabajas en una zona corporativa importante, el costo es elevadísimo, pero compartiendo departamento te ahorras mucho dinero, y duermes más.

Pero así como hay cosas buenas, están las malas:

Encontrar el roomie perfecto. Debes encontrar personas con las mismas necesidades que tú para evitar conflictos económicos.

Despídete de la privacidad. Así como puedes llegar y querer platicar, habrá días en lo que lo último que quieres es ver a alguien. A los 30, definitivamente buscas más privacidad.

Te acostumbras a malgastar tu dinero, debes ser mega organizado con los pagos de servicios, o cualquier emergencia: cerrajero, fugas de gas, tuberías… si tienes un fondo de emergencias (recomendado de entre 3 y 6 meses de ingreso) no hay problema.

Después de estos pros y contras la decisión es tuya.

 

diegoo

 

 

Informe de http://www.dadaroom.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s