¿Quién fregados convirtió el Halloween en un casting de película semi porno de bajo presupuesto?

A mí me disculpan, pero los Halloweens ya no son los de antes, cuando te esforzabas para que tu disfraz fuera el más terrorífico o el más original de todos. Ahora y a pesar de que las posibilidades de elegir un disfraz son de lo más variadas, la gran mayoría de las mujeres deciden disfrazarse de “sexys” durante esa noche. Da igual si es una vampira, bruja, diabla o una llorona; el objetivo es verse como aspirantes a mujeres bien fatales.

Es más, ya ni se esfuerzan por apegarse a la imperiosa regla de caracterizarse como algún personaje de cuento de terror. Porque a ver, díganme ¿desde cuándo dan miedo las conejitas de Playboy, las enfermeras, las policías o las colegialas “sexys”? De hecho, en el Halloween del 2013 uno de los disfraces más populares en Estados Unidos, fue el de Miley Cyrus durante su presentación en los MTV de ese mismo año.

Les juro con la mano en el pecho, la mirada fija y sin que me tiemble la voz, que la gran mayoría de los disfraces femeninos que actualmente se venden en los tradicionales y muy familiares bazares de Halloween, son exactamente los mismos que hasta hace algún tiempo sólo se conseguían en una “sex shop”.

Los especialistas en conducta humana aseguran que la moda de los disfraces “sexys” en las damitas, se debe a que los disfraces cumplen con la función de simular un rol social con comportamientos que por lo general no son bien vistos, pero que al estar caracterizados sí se valen, porque no se está siendo uno mismo, solo se aparenta ser. O sea, “namás” es de a mentiritas, y es por esta razón que muchas mujeres se dan el chance, de por lo menos una vez al año de deschongarse y mostrar todo lo que no se atreven a expresar en el día a día.

Aunque los hombres no se quedan atrás eh. Tal vez ya hayan notado que en las fiestas de Halloween nunca falta el hombre “disfrazado” de mujer, según él “namás pa’ echar desmadre”, pero que entre broma y broma demuestra que domina el tacón del 15 muchísimo mejor que su novia, y solo por esa noche él es la más bonita. Neta chavos, el “disfraz” de mujer solo denota un machismo muy cabrón o sus pininos en el arte del travestismo.

1

Pero si se quieren ver súper originales y maga kinkies la noche de Halloween, pueden entrarle a la onda del kokigami, una antiquísima tradición japonesa que consiste en disfrazarse el pene con papel para que luzcan como un peligroso o tierno animal (dependiendo de su talento o características, claro está). Con todo y todo, las japonesitas del siglo VII se divertían de lo lindo descubriendo el animal que les iban a ofrendar esa noche.

Es más, les voy a dejar por aquí un par de patrones de kokogami para que este año su pene también pida Halloween ¿Cómo no?

2
3

Termina su columna y les recomienda el de la mariposa. Es más fácil de armar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s