No se me ocurre una manera más contundente de demostrárnoslo que este año confirmé que no hay nada más importante que el ser adaptables, porque eso nos hace prácticamente invencibles ante cualquier situación y también, lo increíblemente creativos que hemos resultado ser para resolver todo lo que hemos enfrentado, cómo hemos creado nuevas formas de trabajar, de comunicarnos, de conectar y de cuidarnos.

A lo largo de este año tan excepcional he buscado hablarles de la fe, resiliencia, incertidumbre, creatividad, y más, y POCAS cosas me han conmovido tanto como el verlos a ustedes compartirme su agradecimiento sobre estos temas con los brazos abiertos y la cabeza en alto. Y saber que, con todo lo que está pasando allá afuera, no quitamos el dedo del renglón y seguimos en el camino de crecimiento para convertirnos juntos en esa mejor versión.

Sin embargo, uno de los temas centrales de estos últimos nueve meses ha sido la familia, porque la hemos tenido que extrañar, porque en algunos casos la hemos visto poco como un acto de amor, porque la salud de nuestra familia a estado en los primeros lugares de nuestra lista de preocupaciones y sí, para otros, esta pandemia les ha permitido distancia, crítica y descanso de la suya. 

LA FAMILIA. ¿Están de acuerdo que absolutamente TODO parte de ahí? Bien dice mi adorada madre –y probablemente también todos los psicoanalistas del planeta– que todo empieza y termina ahí; ahí nacemos y ahí nos desarrollamos. No hay forma de que su influencia no condicione quienes somos el día de hoy.

Pero sí creo firmemente que lo que no corriges, repites, así que también, como dice mi hermana, “Nuestro primer núcleo de pertenencia siempre será tu hogar, tus hermanos, tu casa y tus papás y cuando tienes una relación de rencor, no puedes funcionar en tu vida de adulto”. PUNTO FINAL. Y la verdad que hay que analizarlo para poder corregirlo. Pongamos un ejemplo, a mí no me funcionó el psicoanálisis. Yo no sé si es porque soy muy impaciente y no quería recorrer todos los detalles de mi infancia o por qué, pero de que lo tuve que trabajar, lo tuve que trabajar, y aun lo sigo haciendo, por que si algo reconozco es que no soy perfecto y necesito ayuda.

Así que en verdad espero que este año nuevo que ya va corriendo con todo les sirva para reflexionar, para cuestionarse y para sanarse las heridas que tal vez tampoco les han permitido disfrutar a sus familias. Y que este encierro te de las fuerzas para ser tu mejor version, tu mejor proryecto, tu mejor todo para que seas fuerte ante cualquier vicisitud.

Y acuérdense que sin eso, sin el trabajo propio todo es difícil, se complica tener en orden todo lo demás. Gracias por leerme, por seguirme, por sus mensajes, por reír, por sus criticas que me hacen crecer a gran magnitud. We’re all in this together! Y la mejor manera de salir es hacerlo juntos, y juntos saldremos de esto mejores y más fuertes. Love you all and THANK YOU!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s