¿Qué es el síndrome de Peter Pan?
Son los hombres-niños eternos que se desentienden de las exigencias del mundo real y que se niegan a asumir roles como el de padre, pareja o profesional, tal y como se espera en la adultez. Se pueden reconocer porque muchos de ellos puede que se resistan a independizarse de los padres, mantengan relaciones afectivas superficiales y sin compromiso o no acaben de encontrar su sitio en el mundo laboral y vuelan continuamente buscando aventuras, pero no son capaces de detener su vuelo y conseguir una estabilidad económica emocional ni mucho menos de pareja.

Y por otro lado tenemos el trastorno de “Wendy”, la mujer que desde muy chica se hizo cargo de sus hermanitos y en algunas ocasiones, hasta de sus padres. En donde poco a poco ella se volvió indispensable para toda la familia. Y por todo eso, la hora de escoger una pareja termina recogiendo puros hombres desvalidos con problemas familiares, emocionales, y hasta financieros. Y ahora que tiene una pareja su mayor deseo es el de controlarla, formarla y educarla para convertirlo en un hombre de bien, ella siente que es todo lo que su pareja necesita para que de una vez por todas alcance la madurez necesaria para ser feliz.

Es así es como Peter y Wendy se encuentran juntos en el país de “Nunca jamás” o mejor dicho en el país de “Nunca te vas”, ya que se crea una codependencia de amor y de odio en donde el uno no puede vivir sin el otro, pero tampoco son felices porque no pueden ser ellos mismos sin que al otro le moleste la forma de actuar de la otra persona.
Así que se la pasan peleando y reconciliándose todo el tiempo.

Este “síndrome” se caracteriza por las siguientes alteraciones
Alteraciones conductuales:

• Centrados en sí mismos
• Necesitan mucha atención
• Pedir y recibir
• No aceptan responsabilidad, se excusan ante sus fracasos culpando a otros
• Criticar
• Donjuanescos sin compromisos o incapacidad de seducción
• Con frecuencia impulsividad y estallidos.

Alteraciones psíquicas:

• Baja autoestima (sensación de incompetencia y poca valía personal)
• Inseguridad y falta de confianza en sí mismo
• Depresión y ansiedad
• Miedo a la soledad
• Miedo al compromiso pensando que les resta libertad
• Insatisfacción de quienes son, de lo que tienen y de cómo los tratan
• Dificultad de reconocimiento y expresión de sentimientos.

Solución ¡Madurar!

¿Qué es madurar? Capacidad de auto observación, auto conocimiento y auto crítica, tolerar la frustración, posponer la gratificación, humildad, hacerse cargo de los retos básicos de la vida (sufrimiento, relaciones, ganarse la vida), autonomía económica y emocional.

Ser maduro no significa ser aburrido, ni perder el entusiasmo y gusto por el placer propio de los niños, sino saber gestionar los deseos con los deberes, aprender asimilar las experiencias (aprender del error y disfrutar los logros).

¿Cómo solucionarlo?

  • El primer paso es tomar consciencia: Darse cuenta de lo que está pasando, de qué manera están contribuyendo los dos a que esto suceda y qué es lo que están buscando realmente en la relación.
  • Aceptar que aquello que tu pareja te está diciendo que haces es verdad e intenta identificar en dónde “la estás regando” para poder ver qué puedes cambiar.
  • Empieza a observarte para corregir.
  • Pregúntale a tu pareja qué es lo que ve mal en esta situación: ¿realmente quiere seguir siendo el niño consentido?, ¿Y tú deseas ser la mamá encantadora al cuidado de un bebé adulto?
  • Ten claro que ni tú puedes ser la mamá de tu pareja, ni él no querer madurar nunca (pues a quién le gustaría estar casada con un niño para siempre) ni él quiere tener por pareja a una mamá regañona.

Los niños perdidos (Lo hijos de Peter y de Wendy)

  • Uno de los principales problemas de las personas con complejo de Peter Pan o Wendy es que no están conscientes de ello. La terapia es el único medio para encauzarlo y evitar que sus hijos sufran las consecuencias del padecimiento:
  • Los niños y jóvenes de la generación de Peter y Wendy suelen ser personas muy dependientes de sus padres.
  • Los padres que se quedaron en el país de “Nunca Jamás” son incapaces de brindar a sus propios hijos un mundo perfecto porque resulta incompleto.
  • Sabemos que las madres sobreprotectoras fueron sobreprotegidas cuando eran pequeñas, lo que da como resultado que los hijos no sepan actuar como adultos.
  • No desarrollan las habilidades sociales necesarias para sobrevivir en situaciones difíciles, valerse por sí mismos y llegar a ser productivos.
  • La mayoría de los papás no saben que está sobreprotegiendo y en el proceso limitan las posibilidades de desarrollo de sus propios hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s