Para todos los que sienten que su hijo es quién tiene el control, que incluso se sienten manejados con ellos.

¿Alguna vez te has sentido culpable por la forma en que corregiste a alguno(a) de tus hijos (as)? En otras ¿sientes que ya te tomaron la medida y te están manipulando a su antojo?

Este tema se relaciona con los límites que estableces y la forma en que los estableces, una persona que crece sin contrastar sus deseos con la realidad, la pasará mal en el aspecto social o en sus relaciones interpersonales que requieren establecer límites personales en función de los límites y necesidades de los demás.

Si hacemos esto, podemos estar fomentando adultos narcisistas, incapaces de socializar apropiadamente debido a que no consideran a los demás, sólo a sí mismos. No podrán relacionarse y amar, sino sólo utilizar, convertir en “cosas” u “objetos” a las personas.

Los niños insisten quejumbrosamente un promedio de 9 veces antes de lograr que sus padres se rindan o accedan a sus peticiones, sobreproteger a los hijos es darles demasiado de lo que aparentemente es bueno, demasiado pronto y por demasiado tiempo. Es darles cosas o experiencias que no son apropiadas para su edad.

Sobreproteger es una forma de maltrato infantil, ya que obstaculiza el desempeño de tareas de desarrollo que necesita realizar y de las lecciones de aprendizaje que necesita experimentar por sí mismo(a).

“Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo.
Ayúdame a hacerlo por mi mismo.”
María Montessori

Siete riesgos de la sobreprotección:

  • Problemas para retrasar la gratificación. Intolerancia a la frustración.
  • Problemas para dejar de intentar ser el centro de atención permanentemente. [Tendencia a desarrollar una personalidad narcisista]
  • Inutilidad aprendida. Incompetencia en habilidades de vida diaria, de auto-cuidado y en sus relaciones interpersonales.
  • Problemas para tomar responsabilidades en general.
  • Problemas para desarrollar un sentido realista de identidad y de valía personal. [Confusión entre auto-estima y soberbia]
  • Falta de moderación o templanza. No saber cuándo parar o detenerse.
  • Problemas de ubicación en el mundo real y sus problemáticas.

El delicado equilibrio entre dos factores esenciales para el desarrollo de la personalidad: Pertenencia – Autonomía
Límites rígidos [Familia aglutinada]
Exaltado sentido de pertenencia a costa de la autonomía.
Límites difusos [Familia desligada]
Abandono a su suerte, sin sentido de pertenencia.
Límites claros [Familia funcional]
Responsabilidades definidas y comunicación clara. Equilibrio entre Pertenencia y Autonomía.

Cuatro preguntas para detectar la sobreprotección inconsciente: Si hago, permito o fomento una determinada conducta, consumo o actitud:
A. ¿Retraso o impido el desarrollo de cualesquiera habilidades que debería obtener de acuerdo con su edad?
B. ¿Consume excesivamente cualquier recurso familiar?
C. ¿Produce daños a sí mismo(a) o a terceros (personas, animales, cosas)?
D. ¿Estoy cubriendo mis necesidades de imagen, estatus, emocionales? (no las de él o ella)

Recomendaciones:
Restringe tu buena intención y dirígela para fomentar las necesidades de desarrollo de tus hijos.
Expande tu capacidad de cuidado por los demás, involúcrate en actividades de altruismo voluntario o consíguete una mascota.

Continúa ayudando a tus hijos y fomenta que ellos también colaboren y ayuden en la casa.
Obtén apoyo terapéutico para cambiar, si tu necesidad de ayudar es un hábito (o compulsión) de larga duración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s