Aceptémoslo, las relaciones de pareja ya no son como antes. Hoy hay más apertura a ciertos temas que seguro años atrás nos hubieran escandalizado. Aunque nos la demos de muy open mind, hay ciertas prácticas que no son para todos.

Existen formas de amar y de vivir una relación que van más allá de lo que siempre creíste: 

Entre cuentos de hadas y “las buenas costumbres”, la monogamia es lo que muchas personas entendemos como una relación entre dos personas en un vínculo de exclusividad. Sin embargo, en varias etapas de nuestra historia, el amor no se ha limitado a una sola pareja, manifestándose también en relaciones poliamorosas.

El primer paso para tener una relación amorosa con varias personas a la vez es querer tenerla, creer en ella, y dotarse de las herramientas necesarias para desarrollarla positivamente, ya que hace falta mucha inteligencia emocional.

¿Qué es una relación poliamorosa?

El poliamor se define como la práctica de tener relaciones íntimas en simultáneo con más de una persona y con el conocimiento de todas. Estas relaciones son como cualquier relación monógama, tanto amorosas como sexuales y duraderas

Según Dedeker Winston, una experta en relaciones alternativas en Sur de California, el poliamor es la solución para las parejas que quieren explorar romántica y sexualmente a otra personas sin la necesidad de mentir o engañar. Y se trata de una práctica que funciona para personas con determinado estilo de vida.

Los pilares del poliamor son la honestidad y la comunicación

Lo esencial es no embarcarse en estas relaciones por imposición, por moda o por no frustrar los sentimientos de otros, sino por una elección libre y consensuada

“Lejos de ser un ‘pretexto’ para tener varias parejas o muchos encuentros sexuales, el poliamor es una dinámica basada en el compromiso”

Según un estudio publicado en la revista Psychoneuroendocrinology, las parejas con una comunicación más positiva se recuperan más rápido de cualquier problema, lo cuál se debe posiblemente a una mayor secreción de la hormona oxitocina. En este mismo sentido, la Dra. Fran Walfish, una psicoterapeuta de Bevery Hills, explica que la «comunicación sana y la conversación es lo que mantiene a las relaciones en el tiempo».

3 claves importantes para que funcione lo mejor posible y no solo sea una estereotípica aventura:

No está bien ni mal

Expertos en psicología que han investigado a profundidad sobre el tema, explican que no existe evidencia de que la monogamia sea mejor para generar relaciones longevas, saludables y que brinden satisfacción sexual completa, intimidad emocional o felicidad. Pero ¿Qué crees? Tampoco  existe en el poliamor. Con eso en mente, podemos decir que ambas se encuentran en el mismo plano, ninguna es superior o más sana por definición. Lo principal es que las personas involucradas estén felices y cómodas.

La comunicación es su eje

De la mano del punto anterior, esta condición es vital, pues la clave para que una relación poliamorosa sea exitosa es la apertura para comunicar exactamente cómo quieren que sea. Tradicionalmente pensamos que a nadie le gustaría ver a su pareja besándose o teniendo intimidad con alguien más, pues lo asociamos con una infidelidad. Sin embargo, cuando es por común acuerdo, no hay mentiras, estándares dobles o conflictos, ya que las personas involucradas tienen otra manera de vivir su relación. Estrechamente vinculado con la comunicación, está el nivel de madurez e inteligencia emocional, así como seguridad y capacidad para enfrentar prejuicios o convenciones sociales.

El sexo es solo un elemento más

A diferencia de otras dinámicas, como los swingers o tríos acordados entre parejas, la motivación principal del poliamor no es tener sexo con muchas personas. Es decir que querer estar en una relación poliamorosa no implica que desees tener orgías y que el sexo mueva todo en el grupo. En realidad, solo es un elemento más, sumado al trato, la convivencia y el afecto. Sin embargo, la exclusividad sexual es una de las características de la monogamia y pensar en un vínculo físico con más de una persona puede sonar un poco complejo.

Es común que los grupos poliamorosos también acuerden “polifidelidad”, no solo para cuidar el balance emocional, sino también para tomar medidas de cuidado contra enfermedades de transmisión sexual.

Los valores del poliamor

1.- Confianza, honestidad y respeto El respeto, la honestidad y la confianza son los puntos base y esenciales para tener una relación saludable. Lo ideal es incluir de un modo natural a las nuevas personas

2.- Fidelidad Aunque nos pueda sorprender, en el poliamor sigue estando presente el concepto de fidelidad. No centrado en el terreno sexual, sino en ser fiel a los pactos y acuerdos de la relación

3.- Comunicación y negociación No existe un único modelo de poliamor, así que es fundamental expresar las necesidades y deseos de cada uno para alcanzar un consenso y unos acuerdos que generen seguridad.

4.- Gestión personal de los celos El poliamor requiere mucha autoconfianza, autoestima y gestión emocional para poder afrontar los sentimientos posesivos, muy naturales en el ser humano.

5.- Tratar a cada pareja como única Cada una de las personas que forman una relación poliamorosa es individual, y deben tratarse como tal. Esto supone una dedicación, un tiempo, un esfuerzo y un equilibrio.

6.- Practicar sexo seguro No nos podemos olvidar de las relaciones sexuales y de la adopción de precauciones en este terreno. Siempre es un punto importante, pero aún más si se tienen varias parejas sexuales. Hay que evitar los riesgos de las ETS.

Ventajas

  • Menor riesgo de infidelidad
  • Una interacción y retroalimentación más variada.
  • No se está sujeto a la opinión o juicios de una sola persona para evaluar el desempeño en la relación.
  • Se aprende a autoevaluarse al no depender o co-depender de una sola persona.
  • Mayor calidad de vida al sumarse ingresos o aportaciones.
  • Aunque no vivan juntos, pueden comer, vacacionar o apoyarse.

Desventajas

  • Sanciones sociales
  • No se puede dedicar toda la atención a dos personas a la vez
  • Riesgo de desarrollar preferencias o tipos de amor distintivos que despierten celos en uno de los miembros del sistema.
  • Temas de herencia y propiedades.
  • Las rupturas de la relación, pues en tanto que dos miembros de la pareja pueden decidir romper entre sí, quizá los restantes no deseen hacerlo.
  • Machismo, donde si la relación es 1 mujer con dos hombres, por ejemplo, los amigos de uno de ellos pueden juzgarlo o burlarse por compartir a la mujer.
  • Personas favoritas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s