El amor y las relaciones se alimentan de experiencias que nos ayudan a crecer y a dejar (o no) de cometer los mismos errores

Lo que es un hecho, es que hay cosas que aprendemos y entendemos cuando ya es demasiado tarde. Por eso, te damos un adelanto de lo que de todas formas vas a acabar aprendiendo.

1. Con puro amor nomás no alcanza
Por mucho que quieras a alguien, si no hay respeto, confianza y, sobre todo, admiración, las cosas no van a jalar. Es importante que haya objetivos individuales además de en pareja cuando quieres recorrer un buen tramo de vida junto a otra persona. Recuerda siempre que el enamoramiento es una fase y que después de eso solo hay dos personas dándose amor y apoyo. No puedes exigirle al otro que te mantenga en un idilio.

2. La felicidad NO está en una persona
¿Has visto cómo todos los expertos en relaciones hablan sobre entrar en una relación cuando estás bien contigo mismo? Por algo será. Claro que estar con alguien genera felicidad, porque esta se comparte, no es que la otra persona sea una fuente de endorfinas que te alimenta cuando la tocas. Si no eres feliz estando solo, no serás feliz en una relación.

3. No puedes forzar a NADIE a quererte
La clave es: nadie te debe nada, mucho menos amarte solo porque tú sí lo sientes. Aunque te rompas la cabeza, hagas y deshagas, cambies y te transformes. A veces la otra persona no está en tus mismo nivel de afecto y está bien, es válido. Lo que no está bien es que te quedes ahí tratando de que sus sentimientos cambien o se intensifiquen, ni que tú pretendas ser alguien más.

4. Intimidad no garantiza sexualidad
Esther Perel, piscoterapeuta belga especialista en parejas, dice que la intimidad y la sexualidad van de la mano, pero una puede existir sin la otra. Intimidad es comunicación, mostrar tu vulnerabilidad ante el otro y mantener una estrecha relación de confianza, es abrirte emocionalmente. Y eso no necesariamente significa química sexual. Y al revés lo mismo ¿eh? Hay parejas con una química sexual explosiva que no se caen ni bien.

5. El otro NO tiene que cambiar
¿Por qué querrías estar con alguien que ama salir si tú detestas las fiestas? ¿Y por qué querrías quitarle algo que le causa felicidad al otro? Si la forma de ser de alguien te incomoda o te hace infeliz al punto de querer que cambien, evidentemente ahí no es. ¡Estás con la persona equivocada! Sí, aunque haya mucho cariño. Y tampoco está bien que tú quieras cambiar para “adaptarte” al gusto de otra persona. Búscate alguien que te quiera como eres.

6. Las comparaciones NO SIRVEN
Compararte con exparejas o comparar al actual con tus exes es la forma más rápida y sencilla de echar a volar tu cabeza y abrir la puerta de la imaginación infinita. Todas las relaciones son diferentes, aunque hagas las mismas cosas que hiciste antes. Hay que recordar que las cosa buenas y malas existen en todos lados. ¡Ah! Y por favor, deja las redes sociales a un lado, porque OJO, ahí todos mostramos solamente las cosas buenas, nadie poste cuando se grita con la pareja cuando no pagó la luz a tiempo.

7. Más vale solo que mal acompañado
En la vida y en el amor, nuuunca es tarde para empezar de cero, construir algo nuevo y permitirte nuevas oportunidades. No tienes que quedarte un una relación que pesa y en la que pediste la constante motivación de aprender y hacer cosas nuevas. Acostumbrarte a alguien no es lo mismo que querer estar con alguien. Y no querer estar solo es receta de desastre seguro.

8. Tu pareja NO es adivina
Nos encanta asumir en lugar de preguntar y esperamos que la otra persona haga, diga y adivine exactamente lo que queremos y la forma en la que lo queremos. Así lleven 30 años casados o una semana saliendo, entiende que decir las cosas de forma clara y precisa es y será básico, siempre. Y de la misma forma, ni le des chance a la otra persona de andar asumiendo, dile qué necesitas, cómo y cuándo para no dejar lugar a interpretaciones.

9. Si no hay objetivos, no dura
En una relación, los cambios son inevitables porque las dos personas crecen y maduran. Pueden existir circunstancias en las que uno se adelante más que el otro, pero, si estás con una persona a la que no le interesa evolucionar, verás que poro a poco te irás distanciando. Y lo mismo es en cuanto a objetivos como pareja, además de que cada uno tenga sus metas, deben tener algunas en conjunto para que la cosa prospere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s