Tantitaaaa prudencia, por favor

Como bien dicen algunos expertos por ahí, “aunque suene inverosímil, hay un rumor que dice que si te topas en redes con un post con el que no estás de acuerdo y lo dejas pasar sin comentar tu opinión, no pasa nada”.

Y es que tenemos la falsa creencia de que nuestra opinión es valiosísima para todo y para todos, pero ¿qué crees? NO ES ASÍ. Hoy en día resulta mucho más fácil escudarnos en redes sociales para dejar un comentario bien o malintencionado, que el 99.9% de las veces es completamente innecesario. Ahora que si de plano ves muy complicado curarte de la opinitis crónica, por lo menos evita decir algo sobre estas 5 cosas:

1. El cuerpo de otras personas
Hay una canción circulando en todas las redes sociales que dice más o menos así: “Si no es tu cuerpo no tienes por qué opinar… Si nada bueno que decir, la boca no debes abrir, si no es tu cuerpo no tienes por qué opinar”. Comentarios del tipo “qué flacoooo estás”, “bajaste mucho de peso”, “pasa la dieta”, “te vas a comer ooootro taco”, “subiste de peso”, son groseros, maleducados y sí, adivinaste… ¡innecesarios!

2. Crianza
Si te has topado con gente que quiere opinar sobre qué darle de comer a tus hijos, cómo tienes que disciplinarlos, cuál es la mejor escuela para inscribirlos y ellos ni hijos tienen, podrás entender más este punto. Cada quien decide lo que es mejor para sus hijos y no tienes por qué involucrarte en sus decisiones.

3. Orientación sexual
En gustos se rompen géneros, no hay más. Siempre seremos defensores de que lo único que vale es el amor. Así que deja de emitir juicios y proyectar tus inseguridades en la felicidad ajena.

4. La pareja de otras personas
“Oye, pero está muy feo para ti, ¿no?”, “Mereces algo mejor”, “Es que su novio tiene un trabajo horrible”. Si nadie se mete en tu elección de pareja, ¿qué te hace pensar que tienes el derecho de meterte en la de otros?

5. La forma en la que otros gastan su dinero
Simple y sencillamente piensa en que si a ti no te costó trabajo, tiempo y esfuerzo ganar el dinero ajeno, no tienes por qué preocuparte de cómo y en qué se lo gastan sus dueños. Las deudas, préstamos y créditos de otros, tampoco son de tu incumbencia.

Antes de hacer cualquier comentario, piensa si lo que vas a decir aporta algo bueno o suma cosas positivas. Si no tienes nada bueno mejor omite tus comentarios hablados o escritos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s