El estrés está en nuestro cuerpo por una razón, pero cuando se instala lo daña sin control ¡Aguaaas!

Cuando algo muy demandante y retador se presenta en tu vida, te estresa. Es una respuesta de tensión física y/o emocional, es normal y la hemos tenido durante milenios para protegernos del peligro. Pone al cuerpo listo para la acción si es que hay que pelear o huir al liberar hormonas, principalmente cortisol (que eleva la presión arterial y el azúcar en la sangre), cuando el cerebro percibe una amenaza.

Esto es muy útil cuando estás dormido en una cueva y te acecha un león, o cuando sabes que se acerca un recorte grande en tu empresa. Pero cuando lo que tienes no es una fecha de entrega encima, sino 672 proyectos esperando que los entregues, el estrés se instala en tu cuerpo y ya no es una repuesta pasajera, sino una piedra que traes encima y hace estragos en tu cuerpo.

Estas son algunas de las cosas que causa el maldito estrés en tu cuerpo.

El tan odiado cortisol está relacionado con antojos de azúcar y grasa, y además de todo hace corto circuito con las hormonas que le avisan al cerebro que ya te llenaste, entonces acabas atascándote el triple. Y si tienes niveles altos de insulina, peor tantito. Además de que cuando estás estresado te da más hambre de cosas poco sanas, por alguna razón aún desconocida, el mismo cortisol hace que tu cuerpo se aferre a las células de grasa que están en el área del abdomen y hasta les permite hacerse más grandes. 

Existe un estado del ser humano conocido como “hiperactivación” que simplemente no te deja dormir, y también viene del estrés. Se puede dar, por ejemplo, cuando tienes un vuelo en la mañana que no puedes perder, pero una vez pasado el evento, desaparece. En cambio, cuando es por estrés, es prolongado. 

Acidez, dolores, diarrea, reflujo, todos estos, TODOS, se exacerban cuando tienes mucha presión encima. En particular, el síndrome del intestino irritable, que se caracteriza por retortijones, diarrea y/o estreñimiento, es uno de los más recurrentes síntomas de que tienes demasiado estrés en tu vida.

Seguro ya lo sospechabas, pero taaambién está comprobado que a las mujeres les salen más barros cuando se estresan debido a un incremento en andrógenos, que son hormonas masculinas muy fuertes. Y si tienes psoriasis (de la que hablamos en el número de abril), se te puede poner peor por tanta hormona.

Los químicos de respuesta al estrés como el cortisol y la adrenalina, causan cambios vasculares que te dejan con un dolor por tensión (el dolor de cabeza más común, que se siente como si te apretaran la cabeza) o hasta migraña porque después del rush siempre viene un bajón de estas sustancias que te deja agotado. Por si esto fuera poco, como tensas muchísimo los músculos, te deja todo adolorido, en especial en hombros y espalda. 

Una vez más, no se sabe exactamente cómo ni por qué, pero el cortisol se mete con las partes del cerebro que se dedican a formar nuevos recuerdos, por eso cuando estás estresado no te acuerdas ni dónde estacionaste el coche. Además, también interfiere con los neurotransmisores que acceden a los recuerdos ya guardados y por eso te cuesta tanto recordar el nombre de alguien que te han presenciado 16 veces. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s