El estrés de la época navideña, especialmente durante el COVID-19, puede provocar sentimientos horrendos, ¿pooor?

En esta temporada navideña, regálense algo realmente maravilloso: permiso para sentir sus emociones que no coinciden con las expectativas o con las imágenes perfectas que la gente comparte en las redes sociales de sus regalos, sus fiestas, las cenas, etc.

Todos hemos deseado algo más lujoso, una casa más grande, un coche del año, etc; pero el regalo de sentir las emociones no se puede comprar con NADA.

Es importante que aprendamos a aceptar los sentimientos incómodos con curiosidad y compasión en lugar de vergüenza y juicio, esto puede ayudar muchísimo a dejar fluir las cosas. El estrés de las fiestas es particularmente implacable, y afecta a las personas justo en la época en la  que se espera que sean alegres, cariñosos, agradecidos y generosos.

El COVID-19 solo aumenta las emociones confusas o no deseadas. El hecho de no ver a la familia porque los casos de COVID están aumentando, porque no piensan como nosotros y queremos evitar discusiones, etc; hace que los pensamientos sean  dominados por la ansiedad y el miedo.

Si estas arenas movedizas emocionales les suenan familiares, consideren practicar la autocompasión. El concepto es muy simple: Cuando experimenten malestar, decepción o fracaso personal, respondan con amabilidad y comprensión. Esto es fácil de recomendar pero difícil de aceptar debido al mito de que la autocrítica, el juicio severo o la evitación son respuestas útiles a las emociones desagradables.. ¡Cerooo!

Su vida digital puede hacer que sea aún más difícil practicar la autocompasión cuando se la pasan viendo en las redes sociales publicaciones de temas navideños que contradicen lo que ustedes están viviendo. Pocas personas se inclinan a subtitular sus fotos de Instagram bien iluminadas de una fiesta navideña con detalles sobre cómo se sienten, no muestran la realidad y solo dejan ver lo que ellos quieren que sus seguidores vean.Tengan la seguridad de que no están solos. Innumerables personas sonríen durante las festividades navideñas sin mostrar las emociones más oscuras, como el dolor, la culpa, el arrepentimiento y el anhelo, que acechan debajo de la superficie.

En lugar de tratar de ignorar la angustia e intentar tener buen ánimo, consideren esto como un primer paso hacia la autocompasión. De hecho, es probable que sea una respuesta normal a las circunstancias, algo que cualquier persona sentiría si compartiera su experiencia. Por supuesto, existen importantes excepciones. Si tienen pensamientos suicidas o están tan angustiados que el pánico interfiere con su capacidad para funcionar, busquen ayuda o apoyo de un ser querido o de un profesional médico o de salud mental de confianza. La autocompasión puede ayudar a aliviar el dolor de nuestras mayores luchas al ofrecer calidez y cuidado en lugar de un juicio frío y duro hacia nosotros mismos.

Este año, sé amable contigo mismo.

Con información de mashable.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s