A todos nos ha pasado, en pleno horario laboral nos entra un cansancio tremendo y de un minuto a otro no nos podemos concentrar y estamos luchando por no quedarnos dormidos frente a la computadora

Esto suele puede suceder realmente en cualquier momento, y aunque quisiéramos ser los más productivos… a veces se complica, pero no te preocupes que no estás solo. Nuestra capacidad de atención disminuye naturalmente en las tardes porque nuestros cuerpos tienen un sistema de alerta interno, los científicos lo llaman “sistema de alerta circadiano”, el cual se fortalece y disminuye a lo largo del día.

Se suele creer que este cansancio a media tarde aparece por tener una junta aburrida o el descanso para comer, pero en realidad es una pausa en la fuerza de la señal de alerta. Conforme el cansancio y/o el sueño aumentan a lo largo del día, hay una o dos horas en la tarde durante las cuales la señal de alerta no sigue el ritmo y, el resultado es que el estado de alerta se ve afectado.

Cuando te empieces a sentir cansado tienes dos opciones, puedes seguir luchando con no quedarte dormido en medio de un zoom o puedes probar alguno de estos consejos que te darán un impulso de energía para terminar la jornada laboral.

1. Toma un poco de agua
Si no sabes por qué estás tan cansado (que hasta te palpita la cabeza), intenta tomar más agua. La deshidratación nos cansa, y al estar trabajando se nos olvida que debemos hidratarnos, incluso niveles leves de deshidratación (de un 1% al 2%) pueden afectar nuestro rendimiento cognitivo, concentración, memoria, así como cambios de humor y ansiedad, además de la pérdida de agua a corto plazo. ¡Así que bebe!

2. Prende la luz o sal
Si sientes que eres más lento después de la hora de la comida, puede ser útil exponerte a más luz. Si salir a la calle no es una opción, prende las luces del lugar donde estés trabajando, investigaciones han descubierto que una luz más intensa puede mejorar la sensación de alerta y vitalidad. Perooo si puedes, ¡sal! la luz exterior es mucho más fuerte que la que se obtiene en el interior, por lo que nuestro ritmo circadiano funciona mejor al recibir luz exterior.

3. Duerme una power nap
En lugar de luchar contra el cansancio, tómate un poco de tiempo para descansar. La duración de la siesta depende realmente de cada quien, a algunos con 20 minutos les basta, mientras que otros necesitan 45. Solo asegúrate de no dormir más de una hora si no planeas quedarte despierto hasta más tarde.

4. Habla con alguien
Si sabes que por las tardes te suele dar el bajón intenta programar juntas durante estas horas para que puedas animarte un poco más y que la tarde se vuelva más dinámica, concentrando el trabajo que haces de forma independiente por la mañana. Así en la tarde estarás más entretenido y no necesitarás estar tan concentrado.

5. Come un snack
Lo que comemos y bebemos puede marcar una gran diferencia nuestra capacidad de atención y memoria. Los alimentos como el brócoli, los cereales, las lentejas y los huevos, pueden ayudar a aumentar nuestro nivel de concentración. Además de que te estarías tomando un mini-descanso mientras comes.

Con información de Maite Anton Estevez 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s