Muchos creen que trabajar como freelancer, sin un jefe, sin ir a una oficina y buscando tus propios proyectos, es fácil. Pero no hay algo más equivocado y aquí te decimos cómo es realmente ser freelancer y cómo serlo de manera exitosa.

ALÉJATE DE LOS PREJUICIOS Y PONTE FIRME
Lamentablemente, la idea de ser profesional independiente aún es vista de forma negativa por algunas personas que piensan que es sinónimo de fracaso laboral, resistencia a adaptarse a las estructuras, etc. Sabiendo que todo esto es completamente falso, asegúrate de presentar una imagen firme ante tus clientes y demostrar siempre que tu trabajo es serio y de valor.

HAZ UN PLAN
Hay varias cosas que debes considerar antes de dar el gran paso. Establece claramente qué productos o servicios vas a ofrecer, identifica tu mercado, define tu modelo de negocio y asegúrate de que cuentas con todos los recursos necesarios. Es recomendable que tengas un ahorro para cualquier emergencia.

about:blank

about:blank

about:blank

TOMA PREVISIONES
Una de las principales diferencias de pertenecer a una empresa es que no tienes un ingreso fijo asegurado. Un mes puedes ganar mucho dinero, pero el siguiente puede no irte tan bien. Por ello, es importante prever ciertas cosas como tener un ahorro para tus gastos fijos, un seguro de gastos médicos mayores y pensar en tu retiro. Aprender a administrarte será clave.

EXIGE QUE TE PAGUEN LO QUE VALE TU TRABAJO
Este es el tema más escabroso para el freelancer: la cultura del “no pago”. Es muy probable que el cliente trate de negociar para bajar el costo más que si lo estuviera haciendo con una empresa. Si bien es importante que mantengas a tus clientes satisfechos, es esencial que aprendas a valorar tu trabajo y tu tiempo, para que los demás lo hagan también.

ENFÓCATE EN TU FUERTE
Trabajar de manera independiente implica encargarte por completo de tu negocio. Esto incluye llevar tus cuentas, negociar, hacer contratos, llevar tus redes sociales para promocionarte, etc. Para evitar que esto te distraiga, puedes apoyarte de otros profesionales como contadores, abogados, diseñadores y community managers. Recuerda considerar sus honorarios cuando determines lo que cobrarás a tus clientes.

GUARDA TODOS TUS TRABAJOS
Tu portafolio es el equivalente a tu currículum. Es fundamental que mantengas registro de todos los trabajos que entregas, junto con evidencia de las competencias que estás ofreciendo. Piensa en cuáles son tus logros y planea la mejor forma de venderlos. Considera que habrá proyectos en los que la privacidad de datos sea más estricta que en otros.

TEN REGLAS CLARAS DE TRABAJO
Este es uno de los puntos más importantes. Detalla muy bien los servicios que ofreces con mentalidad de empresario, porque sin reglas claras no será posible reconocer el alcance y compromiso pactado. Si no estableces límites específicos, los clientes pueden “confundirse” y pensar que pueden pedirte lo que se les ocurra sin cargos adicionales.

Es recomendable tener un contrato de prestación de servicios profesionales por escrito y firmado por ambas partes. Este tipo de contratos establecen que el profesional presta a una persona física, autónoma o moral un servicio a cambio de una retribución, mejor conocida como honorarios. Estos contratos varían dependiendo del servicio que se ofrezca, pero siempre deben contener los siguientes elementos:

  • Datos completos
  • De las partes que celebran el contrato (tú y tu cliente)
  • Servicios a prestar y propósito (si es algo comercial, debes cobrar más)
  • Duración (fecha de inicio y fin o causas por las que se puede terminar el contrato, en caso de que se trate de tiempo indefinido)
  • Importe y condiciones de pago
  • Limitaciones y obligaciones de ambas partes
  • Penalización o consecuencias por incumplimiento
  • Alcance de resultados
  • Privacidad y protección de datos

DEFINE TU MODELO DE COSTOS
Para establecer cuánto vas a cobrar, hay dos opciones que pueden ser complementarias. La primera es que hagas un benchkmark. Investiga cuánto están cobrando otros por servicios o productos similares a los tuyos y considera los gastos y costos que cada proyecto te genere. Existen otros modelos que son por hora. Calcula cuánto cuesta tu hora de trabajo y toma ese monto como tu punto de partida para negociar y sumarle la utilidad que quieras ganar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s