La Condusef estima que los desembolsos innecesarios pueden ascender hasta a 16,000 pesos al año; realizar un registro de tus ingresos y egresos personales ayuda a mantener el equilibrio financiero.

¿Cómo te caerían ingresos extras por 16,000 pesos al año? De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, esa cifra es un referente de lo que los mexicanos gastan anualmente en conceptos como cigarros, chicles, café, refrescos y propinas: los gastos hormiga.

Esa cantidad bien podría ser el inicio de un fondo de emergencias, la inversión inicial de un plan de ahorro programado o el enganche de un auto nuevo; pero el ahorro parece un reto difícil para los mexicanos.

Tres de cada 10 mexicanos tienen algún instrumento de depósito o ahorro, detalló el Vocal de la Junta de Gobierno del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario, José Quijano León.

Sin embargo, de los 98 millones de cuentas de débito que existen en el país sólo el 40% se usa como medio de pago o como vehículo de ahorro, pues la gente dispone y gasta su sueldo en cuanto se le deposita, agrega la Condusef.

En este escenario, gastos hormiga se convierten en uno de los enemigos directos de la intensión de ahorro, pues esos pequeños desembolsos pueden traducirse en grandes fugas si no se tiene prudencia.

La Condusef estima que el gasto anual de una persona que consume un café a la semana en cafetería alcanza 6,000 pesos. Mientras que un fumador que compra dos cajetillas de cigarros a la semana podría tener un fondo de 2,880 en vez de un hábito nocivo para su salud.

Tan sólo el monto que se invierte en la compra de 12 cajetillas de cigarros es suficiente para adquirir un seguro básico de gastos médicos por un año, alerta la Comisión.

Por otro lado, es importante que consideres que no todo gasto es malo. Gianco Abundis, actuario especialista en finanzas personales, señala que el dinero peor gastado es aquel que no se sabe a qué se destinó, mientras que los pequeños placeres se convierten en pequeñas inversiones a favor de la calidad de vida.

Tres de cada 10 mexicanos tienen algún instrumento de depósito o ahorro, detalló el Vocal de la Junta de Gobierno del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario, José Quijano León.

Sin embargo, de los 98 millones de cuentas de débito que existen en el país sólo el 40% se usa como medio de pago o como vehículo de ahorro, pues la gente dispone y gasta su sueldo en cuanto se le deposita, agrega la Condusef.

En este escenario, gastos hormiga se convierten en uno de los enemigos directos de la intensión de ahorro, pues esos pequeños desembolsos pueden traducirse en grandes fugas si no se tiene prudencia.

La Condusef estima que el gasto anual de una persona que consume un café a la semana en cafetería alcanza 6,000 pesos. Mientras que un fumador que compra dos cajetillas de cigarros a la semana podría tener un fondo de 2,880 en vez de un hábito nocivo para su salud.

Tan sólo el monto que se invierte en la compra de 12 cajetillas de cigarros es suficiente para adquirir un seguro básico de gastos médicos por un año, alerta la Comisión.

Por otro lado, es importante que consideres que no todo gasto es malo. Gianco Abundis, actuario especialista en finanzas personales, señala que el dinero peor gastado es aquel que no se sabe a qué se destinó, mientras que los pequeños placeres se convierten en pequeñas inversiones a favor de la calidad de vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s