En México, el 70% de los mexicanos padece sobrepeso y casi una tercera parte sufre de obesidad, además, esta enfermedad se asocia principalmente con la diabetes y enfermedades cardiovasculares, pero también con trastornos óseos y musculares y algunos tipos de cáncer.

¿Dónde empieza todo?

Los antojos y la obesidad empiezan en el cerebro, no en el estómago, porque es ahí donde se decide qué, cuándo y cuánto comer, y donde desata el efecto neuroquímico que el sabor, la consistencia y la temperatura de los alimentos dejan en nuestra memoria.

Tu cerebro obeso

Las consecuencias de la obesidad no son solo físicas ni estéticas. Esto es lo que pasará si no le pones freno a la boca:

  • Las neuronas trabajan menos, sobre todo las encargadas de la atención y la memoria.
  • El flujo de sangre al cerebro cambia (porque la presión arterial aumenta con cada kilo), esto incrementa las probabilidades de sufrir accidentes vasculares.
  • Se dañan las conexiones cerebrales y te va a ser más difícil tomar buenas decisiones.
  • La corteza cerebral pierde neuronas y eso aumenta los riesgos de padecer Alzheimer.
  • Con ella llegan la depresión, la ansiedad y algunos estados obsesivos compulsivos.

El azúcar, las grasas trans y los alimentos procesados te hacen más “tonto”, porque alteran la captación de insulina, provocando que no llegue energía al cerebro para procesar el pensamiento y las emociones, encogen el cerebro y afectan sus funciones cognitivas.

¿Qué pasa cuando todo el día tienes hambre?

  • No comes suficiente proteína

Soluciónalo: Consume ALGO de proteína en cada comida, ya sabes que la carne, pescado, pollo y huevo tienen suficiente, pero también puedes meter algún lácteo (como leche o yogurt), nueces o frijoles

  • Te falta comer grasa

Soluciónalo: Come huevo, salmón, aguacate, échale un chorrito de aceite de oliva a tu ensalada. 

  • Comes demasiados carbohidratos refinados

Soluciónalo: Reemplaza estos alimentos con granos enteros, papas y fruta, que te dan mucha energía y están llenos de fibra. 

  • No duermes suficiente

Soluciónalo: ¡Duerme! No hay de otra. Hazte una rutina de noche con todo lo que ya sabes (no tomes café ni alcohol, deja el celular una hora antes, etc.) para que descanses mííínimo esas siete horas. 

  • Estás deshidratado

Soluciónalo: Adivina… ¡Toma agua! Todo el día y cuando sientas hambre. 

4 FORMAS DE CONTROLAR TUS ANTOJOS

Uno de los problemas de salud más grandes de México es el sobrepeso y la obesidad, de hecho 7 de cada 10 mexicanos tienen alguna de estas enfermedades, nada raro después de leer que en promedio consumimos ¡212.2 kilos de comida chatarra al año!

Aunque no lo creas, las papitas, el refresco, los dulces, chocolates y todo lo que te comes cuando tienes antojo da como resultado una mala alimentación. Además, esos alimentos tienen características negativas, ya que dan mucha energía pero con un valor nutricional muy pobre, o sea que no tienen fibra, vitaminas, minerales ni proteínas que ayuden al cuerpo.

Pero terminar con esos hábitos es de lo más fácil, la cosa está en decidirse a llevar una vida más sana y ser consciente de que todos esos antojos se pueden corregir, aquí te decimos cómo:

1. Identifica si es hambre o antojo: es importante aprender a diferenciarlas, el hambre es la necesidad fisiológica de consumir alimentos y esto ocurre tras varias horas de haber ingerido el último alimento. Antojo se refiere a la necesidad específica de consumir cierto alimento ya sea dulce o salado.

2. Toma agua: muchas veces tu cuerpo confunde las ganas de comer con las ganas de tomar agua, por eso es importante que lo hidrates todo el tiempo. 

3. Date un gusto sin culpas: es normal tener antojos y no es tan malo cumplirlos. Pero cuando son muy recurrentes y cada que se te antoja algo dulce te compras algo lleno de azúcar vienen los problemas, una forma más sana de satisfacer tus ganas de algo dulce o salado son las frutas y verduras crudas, si es salado agrega chile piquín y si es dulce algún tipo de miel.

4. Haz tus colaciones: si eres de los que pasan más de 4 horas sin comer nada entonces también eres más propenso a sufrir de antojos. Para evitarlo asegúrate de incluir snacks sanos a tu menú y comerlos después de 3 horas de tu última comida fuerte.

¿CUÁLES CARBOHIDRATOS SON LOS MEJORES PARA ESTAR EN FORMA?

Los Carbohidratos son vitales para darnos energía al cuerpo y al cerebro.

  • Es cierto que hay algunos que esencialmente son para dar placer como: refrescos, postres, harinas blancas refinadas y azúcares.
  • Los vegetales son excelentes y puedes comer todos, todo el día.
  • Las frutas, puedes comer todas (ojo, comer no beber).
  • Los cereales y harinas con fibra con medida.

Dietas prohibidas

Dieta de la bola de algodón

Una de las dietas más raras y extremas que pueden encontrarse, ya que, en un intento por frenar las ganas de comer, se ingieren algodones sumergidos en zumo de frutas produciendo una sensación de saciedad en la persona.

Hasta ahí podríamos pensar que no hay riesgos, pero estos aparecen cuando consideramos la posibilidad de que se produzca una obstrucción en las vías respiratorios y/o intestinales que hagan necesaria una intervención quirúrgica.

Dieta de la Bella Durmiente

Dieta de la Bella Durmiente

De forma sencilla y prestando poco de atención al nombre de esta dieta podemos deducir en qué basa su funcionamiento, efectivamente, estar dormidos el mayor número de horas.

Para conseguir esto se hace necesaria la sedación de la persona durante varias horas o días, evitando de esta forma que pueda sentir la tentación de probar alimentos.

La ingesta masiva de medicamentos para provocar el sueño unido a una reducción brusca de la actividad física desaconsejan la puesta en práctica de la misma.

La dieta de la cheve

La dieta de la cerveza es un régimen que supuestamente te permitirá adelgazar hasta 5 kilos en un mes. No obstante, para que tenga efecto, el consumo debe ser controlado y no superar los 500 ml por día.

Ten en cuenta que la cerveza que tomes tiene que estar lo más helada posible y si no sabes cómo enfriarla rápido, podrás encontrar por internet fácilmente algunos unos trucos para ello.

También es relevante que sigas una alimentación en la que los carbohidratos y las grasas no estén presentes en grandes cantidades. Si sigues estas pautas, verás que este régimen funciona.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s