Hay muchísimas acciones que por más inofensivas que parezcan, envenenan una relación y hacen que vaya en picada

Todos, en algún momento, hemos estado en una relación, que sin darnos cuenta, se vuelve tóxica y nos quita nuestra paz. Desde los que le revisan el celular a su pareja todo el tiempo, hasta los que piensan que estar como muéganos y hacer todo juntos es bueno.

Es probable que estas acciones vengan de cosas que aprendiste de tus padres, de alguna herida de la infancia o de algo que viviste en el pasado y que estás repitiendo sin darte cuenta.

1. Estar todo el tiempo en el celular
Más allá de tener o no la contraseña, de lo más destructivo que puedes hacer es estar todo el tiempo con tu celular si estás con tu pareja. Claro que si es una emergencia familiar o laboral, se entiende, pero no respetar esos tiempos de la relación es un gran error. En cuanto a las contraseñas del celular, primero debes preguntarte ¿es necesario que las tenga?; ¿mi pareja es una persona poco confiable? Si sí, ¿qué haces con una persona en la que no puedes confiar?

2. Tener paranoia todo el tiempo
Si siempre terminas sospechando de tus parejas, pregúntate ¿en qué debes trabajar en ti mismo? Porque es muy tóxico que por mucho que tu pareja te demuestre, para ti nunca será suficiente. Una persona paranoica siempre va a desconfiar y nunca tendrá paz porque la sospecha está en tu cabeza.

3. No controlar tus celos
No hay celos buenos o malos, son normales, pero ¡aguas! Esos que usan la famosa frase de “Sí confío en ti, pero no confío en los otros”, ¡ojo! Porque sí estás diciendo que no confías en tu pareja porque estás diciendo que los demás serán una tentación para tu pareja. Estar celando todo el tiempo terminará por ahuyentarlo, así que revisa hasta qué punto están afectando tu relación.

4. “Yo así soy”
Usar esa frase es una advertencia clara de que la persona no está dispuesta a modificar ni un centímetro de lo que es y es una clara señal de advertencia de que esa relación no puede ser muy saludable porque la persona puede ser hostil, ventajosa, aprovechada.

5. Querer cambiar al otro
¿Cuántas veces has estado en una relación donde piensas que cuando tengan hijos o cuando se vayan a vivir juntos las cosas van a cambiar? Esto es de lo más tóxico porque si no estás conforme con lo que ahora es tu pareja, ¿qué te hace pensar que eso va a cambiar después? Es tóxico el que decide quedarse en una relación donde no está a gusto y no estamos a gusto porque no hemos reflexionado lo que debemos sanar en nosotros mismos. Primero revisa cómo está tu salud emocional y qué te está orientando a escoger la pareja que tienes.


Lo natural no siempre está bien
Mario Guerra te invita a reflexionar si las acciones que tienes con tu pareja te acercan o te alejan de lo que de verdad quieres. Por ejemplo, si para ti es normal que las parejas se griten y lo haces ¿de verdad te acerca a la relación sana que deseas? Recuerda que una relación de pareja es un espacio para compartir lo bueno de tu vida, no es que siempre seamos 100% felices, pero si esperas que tu pareja te cure las heridas, estarás condenando tu relación al fracaso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s